El peso del Rencor

Muy buenos días mis queridos lectores,

Hay momentos en nuestra vida en que nos toca vivir situaciones o momentos no agradables con la gente que más queremos, y entonces nos sentimos con el poder de No Perdonar, porque como lo voy a perdonar si me hirió en lo más profundo del corazón…

A veces sería bueno  tratar de entender un poquito a la otra persona, porque lo hizo, bajo que circunstancia, en fin, pensemos que nosotros tampoco somos perfectos y también cometemos errores.

Acuérdate que con la vara que midas, serás medido…

**********

El peso del rencor

El tema del día era El Resentimiento y el maestro nos había pedido que lleváramos papas y una bolsa de plástico.
Ya en clase elegimos una papa por cada persona a la que guardábamos resentimiento. Escribimos su nombre en ella y la pusimos dentro de la bolsa. Algunas bolsas eran realmente pesadas. El ejercicio consistía en que durante una semana lleváramos con nosotros a todos lados esa bolsa de papas. Naturalmente la condición de las papas se iba deteriorando con el tiempo. El fastidio de acarrear esa bolsa en todo momento me mostró claramente el peso espiritual que cargaba a diario y como, mientras ponía mi tensión en ella para no olvidarla en ningún lado, desatendía cosas que eran más importantes para mí. Todos tenemos papas pudriéndose en nuestra “mochila” sentimental. Este ejercicio fue una gran metáfora del precio que pagaba a diario por mantener el resentimiento por algo que ya había pasado y no podía cambiarse. Me di cuenta que cuando hacia importantes los temas incompletos o las promesas no cumplidas me llenaban de resentimiento, aumentaba mi stress, no dormía bien y mi atención se dispersaba. Perdonar y dejarlas ir me llenó de paz y calma, alimentando mi espíritu. La falta de perdón es como un veneno que tomamos a diario a gotas pero que finalmente nos termina envenenando.
Muchas veces pensamos que el perdón es un regalo para el otro sin darnos cuenta que los únicos beneficiados somos nosotros mismos. El perdón es una expresión de amor. El perdón nos libera de ataduras que nos amargan el alma y enferman el cuerpo.
No significa que estés de acuerdo con lo que pasó, ni que lo apruebes.
Perdonar no significa dejar de darle importancia a lo que sucedió, ni darle la razón a alguien que te lastimó. Simplemente significa dejar de lado aquellos pensamientos negativos que nos causaron dolor o enojo. El perdón se basa en la aceptación de lo que pasó. La falta de perdón te ata a las personas con el resentimiento.
Te tiene encadenado. La falta de perdón es el veneno más destructivo para el espíritu ya que neutraliza los recursos emocionales que tienes. El perdón es una declaración que puedes y debes renovar a diario. Muchas veces la persona más importante a la que tienes que perdonar es a ti mismo por todas las cosas que no fueron de la manera que pensabas. “La declaración del Perdón es la clave para liberarte”. ¿Con qué personas estas resentido? ¿A quiénes no puedes perdonar? ¿Tú eres infalible y por eso no puedes perdonar los errores ajenos? Perdona para que puedas ser perdonado, recuerda que con la vara que mides, serás medido…

 “Aliviana tu carga y estarás más libre para moverte hacia tus objetivos”.

Con el Cariño de siempre. Nilda

La Paciencia

Muy buenos días mis queridos lectores

Hoy les voy a hablar de la Paciencia. Según el diccionario: La paciencia es la actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos y dificultades para conseguir algún bien. De acuerdo con la tradición filosófica, “es la constancia valerosa que se opone al mal, y a pesar de lo que sufra el hombre no se deja dominar por él.”

Interesante descripción, leamos esta historia donde el autor desconocido nos da un verdadero ejemplo de paciencia.

**********

La mujer y el león

 Se decía que en una aldea en Etiopía, un hombre y una mujer, viudos, aunque jóvenes, deciden formar juntos una nueva familia. Pero hay un problema, el hombre tiene un hijo de corta edad, que no ha superado aún la muerte de su madre. Ésta le prepara los platos especiales, le confecciona bonitas prendas y se comporta, siempre amablemente con él, pero el niño, ni siquiera le dirige la palabra.

 La mujer acude al hechicero:

-¿Qué puedo hacer para que mi hijo me acepte como madre ?-

 -Me has de traer tres pelos del bigote de un león – le dice el sabio a la mujer.

 La mujer se va preocupada, preguntándose cómo le podía sacar tres pelos a un león sin ser devorada, pero decide intentarlo por el bien de su familia.

 Cuando al fin encuentra al león, guarda una distancia prudencial, temerosa de acercarse. Permanece largo rato observándolo de lejos.

 La espera se hace interminable hasta que la mujer decide ofrecerle comida. Después de acercarse un poco más le deja un pedazo de carne y se aleja. Y cada día hace lo mismo.

 Poco a poco, el león se acostumbra a la presencia de la mujer, hasta que ésta pasa a formar parte de su vida. Un día, cuando el león está dormido le arranca tres pelos del bigote sin problemas.

 Pero antes de llevarle los pelos al hechicero comprende que su problema está resuelto:

 HA HALLADO EL VALOR DE LA PACIENCIA.

 Como el león, debe acercarse al niño poco a poco, esperando fielmente, respetando su actitud y su territorio… hasta conquistar su corazón con su paciencia.

AUTOR  DESCONOCIDO

**********

La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del fuerte.

(Immanuel Kant (1724-1804) Filósofo alemán.)

Con mucho cariño. Nilda

 

La Pereza

Como están mis queridos lectores? Espero que muy bien. Hoy les voy a hablar de la Pereza. Según el diccionario Pereza es: Falta de ánimo o de disposición para hacer cierta cosa, especialmente para moverse o trabajar.

            Todos conocemos la fabula de la hormiga y la cigarra pero siempre es lindo recordarla para esos días en que nos levantamos un poquito perezosos…

*********************

La Hormiga y la Cigarra

Cuenta la leyenda que en un campo hermoso vivía una cigarra muy contenta y feliz, durante todo el día cantaba y bailaba. Tenía una vecina hormiga que trabajaba, iba y venia todo el día trayendo en su espalda pesadas cargas de hojas y granos para almacenar y no pasar hambre durante los meses de invierno.

            Un día la cigarra le dijo: “hormiguita porque no te sientas un rato conmigo y cantamos juntas, para que trabajas tanto?”

            La hormiga le contesto: “Deberías juntar provisiones para cuando llegue el invierno así no pasaras hambre ni frío.” La cigarra le dijo: “Pobre de ti por no disfrutar este día” y siguió su camino cantando y bailando.

            Un día  cuando la cigarra se despertó sintió mucho frío y vio que los árboles no tenían hojas y la nieve empezó a caer. Entonces se acordó de la hormiga y dijo: “voy a ir a buscarla total le va a dar lastima y me va a alojar en su casa”. Cuando llego a la casa de la hormiga y esta abrió la puerta, la cigarra vio a muchas hormigas bailando alrededor de una hermosa fogata y una mesa llena de comida, y le dijo: “Tengo mucho hambre y frío porque no me dajas pasar?”

            La hormiga dijo: “Que hacías durante el verano mientras yo trabajaba? Tu bailabas y cantabas sin pensar en el invierno, mi casa es muy  pequeña  y somos mucho de familia, no puedo dejarte pasar no hay lugar, busca otro lugar…

 

*****************

            Creo firmemente que hay un tiempo para cada cosa, hay un tiempo para trabajar y otro para divertirse, hay un tiempo para leer, otro para comer, otro para charlar con amigos, pero para que disfrutemos de la vida en plenitud debemos respetar cada uno de esos tiempos como lo hizo la hormiga.

No nos sentemos a esperar que otras personas nos solucionen nuestros problemas, no seamos perezosos, tomemos acción lo antes posible y todo saldrá más fácil.

Me encantaría leer sus comentarios (estén de acuerdo o no) y así aprendemos juntos…

Con el cariño de siempre. Nilda

La envidia

Como se sienten hoy mis queridos lectores?

Espero que bien y si no se sienten bien piensen que es un hermoso día para valorarnos y sacar lo mejor de nosotros.

Hoy quiero hablarles de la envidia, esa cosa que la gente siente cuando nos ve brillar o salir adelante. Según el diccionario Envidia es: Sentimiento de tristeza o irritación producido en una persona por el deseo de la felicidad o alguna cosa de otra persona.

            Por eso quiero compartir con ustedes uno de mis cuentos favoritos y tan real, para que entendamos que el problema no es nuestro sino de la persona que lo siente.

************** 

“La leyenda de la serpiente y la luciérnaga”

Cuenta la leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una pequeña luciérnaga.
Ésta huía rápido con miedo de la feroz predadora y la serpiente al mismo tiempo no desistía. Huyó un día y ella la seguía, dos días y la seguía. Al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paró y le dijo a la serpiente: ¿Puedo hacerte tres preguntas?

–Yo no acostumbro a dar este precedente a nadie, pero como te voy a
devorar, puedes preguntar, contestó la serpiente.

–¿Pertenezco a tu cadena alimenticia, preguntó la luciérnaga?

–No, contestó la serpiente.

–¿Yo te hice algún mal o te he ofendido alguna vez? dijo la luciérnaga

–No, volvió a responder la serpiente.

– Entonces, ¿por qué quieres acabar conmigo?

–Simplemente porque no soporto verte brillar.

Entonces la pequeña luciérnaga comprendió lo que significaba su luz y que ella no era la culpable, sino que era la envidia de la serpiente por no tener lo que tenia ella.

*****************

            Cuantas veces hemos tenido una desilusión así? Creíamos que nuestro amigo/a era sincero/a y cuando nos toco brillar y lo compartimos con esa persona especial no se alegro de nuestro triunfo, sabiendo cuanto nos costo.

Pero no nos tenemos que sentir culpables, siempre les digo que lo bueno nos da alegría y lo malo una lección, entonces tenemos que pensar que si levantamos envidia quiere decir que estamos haciendo las cosas bien; por otro lado tratemos de no tener ese mismo sentimiento y sentir la virtud que mata a la envidia y esa virtud es “la Caridad” ayudemos a los demás a que sean tan felices y exitosos como nosotros…

Me despido con el cariño de siempre. Nilda

La Avaricia..

Buenos días mis queridos lectores

Espero que estén todos bien y con muchas ganas de disfrutar este hermoso día. Para hoy elegí un cuento donde nos explica lo que que es “la avaricia” y lo que hacemos por conseguir lo que queremos sin darnos cuenta que muchas veces lastimamos a los que mas queremos.

Según el diccionario Avaricia es: Afán excesivo de poseer y conseguir riquezas para atesorarlas.

Leamos la historia del Rey Midas que la explica con mayores detalles…

*****************

“La leyenda del rey Midas”

El rey Midas era muy rico y muy codicioso. Deseaba tener más y más bienes materiales. Su mayor ambición era ser el Rey más rico del mundo.

Un día, Midas se encontró al dios Sileno, que estaba perdido en un bosque. El Rey ayudó a Sileno a encontrar el camino de regreso a sus dominios. Sileno, muy agradecido, le dijo a Midas:

– Pídeme el deseo que quieras y te será concedido al instante.

– Deseo que todo lo que toque se convierta en oro – respondió rápidamente el Rey.

– Pues si ese es tu deseo, se cumplirá desde ahora – dijo el dios, y se marchó.

El Rey enseguida quiso comprobar su nuevo poder y empezó a tocar las ramas de los árboles y las piedras del camino, y al momento se convirtieron en oro. Muy feliz, mandó a sus sirvientes que transportaran todo el oro a su gran palacio. Cuando se cansó, montó en su caballo, pero este se convirtió en una pesada estatua de oro. El Rey no tuvo más remedio que caminar hasta su palacio, seguido de lejos por sus criados, que temían que los tocara.

Por la noche, mandó que le prepararan una gran cena. Al tocar la comida, el plato, el vaso, la mesa…, todo se fue convirtiendo en oro. No pudo cenar, pero estaba contento pensando en el oro que tenía y en el que lograría al día siguiente. Así que se acostó.

Por la mañana, se despertó con el cuerpo dolorido porque la cama también se había convertido en una dura pieza de oro. Al soberano sintió mucha hambre y pidió un gran desayuno. Sus sirvientes se lo dejaron sobre la mesa y salieron corriendo. Desesperado, comenzó a comer un trozo de pan, pero en cuanto lo rozó con sus labios, cayó sobre la mesa convertido en oro, e igual le pasó con el agua. Angustiado y hambriento, llamó a sus criados, pero nadie acudió. Todos habían huido del palacio. Solo su gato favorito se acurrucó entre sus brazos y quedó convertido en estatua de oro.

Sin saber qué hacer, se refugió en su jardín, en el que el agradable aroma de las flores le llenaba de paz. Pero en cuanto acercó su nariz a un rosal, se convirtió en oro y desapareció todo el olor. Desesperado, empezó a llorar y, por primera vez en su vida, maldijo el oro y el poder que le había sido concedido.

Mientras seguía sollozando, llegaron sus hijos de un largo viaje. Al verlo en ese estado, le abrazaron con todas sus fuerzas. Y al instante, se convirtieron en estatuas de oro. Entonces empezó a gritar:

– ¡Maldito oro! ¡Déjame vivir en paz! ¡Ten compasión de mí, Sileno, y quítame este poder! Por mi ambición me he convertido en el ser humano más solo y más desgraciado del mundo.

Apareció el dios y se apiadó de la desgracia del Rey. Le quitó el don que le había concedido y le dijo:

– Ahora, rey Midas, quiero que esto sirva de lección y comprendas que el oro no es lo más importante para ser feliz. La avaricia trae muchas desdichas. El querer poseer solo riquezas materiales, sea como sea, lleva a la propia deshumanización y a convertir a las personas más queridas en objetos.

El Rey reconoció su equivocación. Desde ese día, dejó de ser codicioso y empezó a compartir sus bienes con los más pobres. Y se convirtió en un Rey querido y respetado por otros.

****************

            Que les pareció esta historia? Un poco exagerada, pero si la traemos a nuestros tiempos, cuantas veces dejamos de lado a nuestras familias y amigos por el dinero que queremos conseguir?, o por tener el ultimo celular, o el ultimo auto? Con esto no quiero decir que dejemos de trabajar y ganarnos el pan de cada día, solo quiero decir que hay un momento para todo, un momento para disfrutar de nuestro trabajo y un momento para disfrutar de las cosas y las personas que nos llenan de alegría.

No necesitamos  pensar  durante 24 horas solo en el dinero, cuando estemos en el trabajo hagamos lo mejor que sabemos hacer en nuestro puesto y cuando estemos con nuestra familia disfrutemos esas charlar, una película, un paseo y entonces vamos a descubrir que eso es “vivir la vida…”

Me despido hasta la próxima. Cariños a todos. Nilda

Anteriores Entradas antiguas